Buscar

VOZ

El ser humano y su velos a elección.

Lo que cuesta ver, no por la excesiva nitidez, sino por la dolorosa verdad.

La aceptación.

El rechazo.

La ira.

El enojo.

La indiferencia.

El miedo.

La culpa.

El desamparo.

La decepción.

Y la seguidilla puede continuar. Cómo y dónde frena el torbellino y el calor interno, las reacciones inmediatas que te atacan cuando te ves acorralado teniendo que aceptar una verdad que por distintos huecos intentaste (in) conscientemente fugar? Es enfrentarse a ese reflejo. Anclar los pies en la tierra y tener la valentía de revisar hasta el último rincón de memoria que te está pidiendo cambiar. Es entenderte un ser evolucionado, creativo, creador.

Es hacerte responsable de tus nuevas creaciones. Porque, aunque (quizás) sea muy pronto para decirlo, todas tus acciones te llevaron al lugar donde estás hoy. Fuiste, sos y serás siempre la persona que crea su propia historia. Que dibuja su propio presente, que decreta sus manifestaciones y logros, fracasos y nuevos objetivos.

Los velos son sólo decoración. Porque más temprano que tarde, todo sale a la luz. La energía no juega en un laberinto, juega en espiral. Punto que no se aprende, punto que se repite.

Y así, incesante sigue la historia.

Podemos empezar por las palabras.

Cómo nos hablamos, cómo nos contamos nuestra verdad. Cual es esa verdad, qué nos representa.

La palabra, el modo, el tono, la frecuencia, la diversidad, el momento, el tiempo y el espacio.

Si hiere, que se deshaga antes de ser escuchada.

Si construye, que se sienta más fuerte su voz.

Ese velo forma parte de nuestra conversación interna, día tras día, hora tras hora, momento a momento.

Hoy me hablo bien, lindo, poderoso y amable.

¿Cómo lo haces vos?

VOZ

0 vistas

Seguinos

  • Facebook - Gris Círculo
  • Instagram Yoga Balance
  • YouTube - Gris Círculo

​© 2020 by Método Yoga Balance.